espten

Iniciar sesión

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la excursión.
Nombre de usuario*
Clave*
Confirmar Clave*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono/celular*
País*
* Al crear una cuenta Ud. manifiesta que está de acuerdo con nuestros Términos y condiciones y Políticas de cancelación.

Ya está registrado?

Iniciar sesión
espten

Iniciar sesión

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la excursión.
Nombre de usuario*
Clave*
Confirmar Clave*
Nombre*
Apellido*
Email*
Teléfono/celular*
País*
* Al crear una cuenta Ud. manifiesta que está de acuerdo con nuestros Términos y condiciones y Políticas de cancelación.

Ya está registrado?

Iniciar sesión

Los crampones son unos dispositivos metálicos de tracción que se colocan en la suela de determinados tipos de bota para posibilitar o mejorar la adherencia de ésta a superficies heladas o nevadas.

Están formados por una estructura de la misma medida que la suela de la bota a la que se adaptan. De la parte inferior de esta estructura salen una serie de “puntitas” afiladas que son las que penetran en el hielo. Esas puntas siempre están formadas de la misma pieza de metal que la estructura. El largo de la estructura es variable y se puede adecuar a la medida de la bota. Hace falta un mantenimiento esmerado de puntas, vallas y correas.

 

Los crampones acostumbran a tener en su parte inferior unas láminas de goma o plástico que impiden que la nieve fría se adhiera y forme los peligrosos panes que –al ganar volumen– podrían impedir finalmente el contacto entre el crampón y la nieve. Estos elementos son conocidos como antizuecos.